Información:

PUEDES LEER YA APPEARED EDITADA Y MEJORADA EN WATTPAD: http://www.wattpad.com/53938684-appeared-h-s-resubiendo

Twitter: @Sttories1D
Facebook: Sttories Onne Directtion
E-Mail: Sttories1d@gmail.com

Para dudas, sugerencias, comentarios, opiniones: http://ask.fm/Sttories1D

Capítulo 39.


El silencio reinaba en aquel salón donde solo se escuchaba las agujas del reloj que decoraba la sala al lado de la televisión. Su mirada iba atenta hacia la mía intentando encontrar la respuesta de aquella pregunta que me acaba de lanzar. Esa propuesta que no sabía qué contestar, qué sería lo adecuado. El tiempo se me acababa para responder a esa y a todas las respuestas que se me pasaban por la cabeza. Para tomar un camino adecuado. 26 días, 8 horas y algunos segundos para decidirme. 

-¿A París? – Contesté.
-Claro. Una vida juntos, en un país diferente, gente diferente y todo diferente. Sin nadie que se interponga.  – Me dijo ofreciéndome mi sobre.
-Harry… ¿Estás loco?
-Creo que te he contestado muchas veces esa pregunta.
-No me hagas contestarte ahora a eso. – Le rogué.
-Está bien. En ese sobre va tu billete. Te espero el jueves en el aeropuerto. Si vienes conmigo, te haré la chica más feliz del mundo. Si no, desapareceré por completo de tu vida.

Mi mirada iba hacia el billete. ¿Y si me iba? ¿Y si abandonaba todo? ¿Y si hacía por fin lo que yo quería y no lo que yo debía? Podía ser egoísta y solo pensar en mí desapareciendo de aquella boda, dejando a toda esa familia en la iglesia y sin aparecer en el altar. Pero no, no podía serlo. A Liam le quería, y a lo mejor no tanto como para casarme con él, pero si lo suficiente como para no hacerle eso.

-Buenas noches. – Harry me besó la frente al ver que no tenía intenciones de contestarle a lo que me acababa de decir. – Tu habitación es la del fondo. – Me guiñó el ojo y desapareció.

Me levanté de aquel sillón con el sobre del viaje que cambiaría mi vida en la mano. Caminé a oscuras hasta llegar a mi cuarto y abrí la puerta. No quise encender la luz ya que quería acostarme, con la luz del exterior me servía. Me cambié lo más rápido que pude y abrí la cama. Me senté sobre aquel colchón cuando algo me cogió con la cintura y me tiró para atrás. Mi grito debió de superar los decibelios permitidos.

-¡Oh Dios mío! – Dije casi asfixiada del susto y levantándome de la cama. - ¡Harry!
-¿Qué pasa? ¿No me conoces? – Me dijo medio riéndose.
-¿Qué haces aquí?
– No hay más camas.
-¿¡QUÉ!?
-Tendrás que dormir conmigo. Acostúmbrate, lo haremos a menudo.

Me mantenía de pie mirando aquella cama mientras que Harry me miraba acostado al lado de la ventana en esa amplia cama. Dio dos golpecitos al colchón.

-Vamos, túmbate. – Me exigió.

Me acerqué a aquella cama y me tumbé a su lado, algo tensa y fría. Noté como su cuerpo se acercaba al mío y buscaba mi mano para encajarla.

-¿Qué haces? – Le pregunté sorprendida.
-Tengo las manos frías.
-Harry, las tienes ardiendo.
-Deja de buscar excusas, ¿no te das cuenta de que quiero cogerte la mano y ya está?

Sonreí por primera vez en esa noche y continuaba mirando al techo donde se proyectaban las hojas de los árboles del exterior.

-Esto es muy irónico. –Dije.
-¿Por qué? – Preguntó.
-Estoy haciendo todo esto tan mal… pensaba que sabría controlarlo pero…
-¿Me puedes ser sincera por una vez? – Me preguntó Harry.

Me quedé en silencio varios minutos pensando en si esa pregunta de Harry sería la adecuada en ese justo momento.

-¿Puedo? – Le dije indecisa.
- Imagina que soy Perrie, vamos. Sé sincera.
-Jamás pensé que se me fuese a ir todo esto tanto de las manos… Es todo tan raro, tan extremadamente… confuso.
-No, _____. Jamás contaste con que me ibas a encontrar y te ibas a enamorar de mí.

Me incorporé de la cama y le miré, aún sin soltarme de su mano.

-Eres un egocéntrico. – Le dije.
-Soy realista. – Harry se incorporó y se puso a mi lado. – Dime mirándome a los ojos que no estás enamorada de mí.

Le miré a los ojos intentando contener la mirada mientras decía algo que era de nuevo, otra mentira.

-No est…
-No puedes. – Me interrumpió Harry.
-¡Pero si ni siquiera me has dejado decir la frase completa! 

Dije mientras miraba a Harry tumbarse de nuevo en el colchón con su brazo detrás de su cabeza, su mano derecha aún continuaba encajada con la mía. Yo hice lo mismo.

-Creo que debemos dormir… - Dijo Harry.
-A mi me costará… - Dije de nuevo pensando en el tema de Liam, que gracias a Harry, se me había quitado durante un rato de mi mente.   
 -Me encantaría que esta escena fuese diaria… - Me dijo Harry mientras agarraba mas fuerte mi mano.
-Harry, me haces daño. – Me quejé.
-¿Y ahora?

Harry me besó el cuello. La piel se me puso de gallina ya que a parte de sus labios rozando cada centímetro de mi cuello, notaba como su oxígeno chocaba con mi piel haciendo una mezcla química que podría crear el fin del mundo.

-Buenas noches, pequeña.

Me dijo Harry separándose de mi cuello y poniéndose de lado apoyando todo su cuerpo sobre su lado derecho. No soltaba mi mano. Su brazo rodeó mi cuerpo por la cintura, lo que hizo que me abrazase. Le miré de reojo y veía que él me miraba a los labios.

-No puedo hacerlo. – Le dije insinuando que me moría de ganas por besarle los labios, y en esa situación, no solo eso.
-Bien.
-Él está destrozado en mi casa y yo… yo no quiero engañarle más.
-No sólo le engañas besándome. – Me dijo Harry creando un incómodo momento.
-¿Qué insinúas?
-Da igual. Intenta dormir, ¿vale? Hasta mañana.

Harry soltó mi mano y se giró hacia el lado de la pared. Yo me giré hacia el lado contrario al suyo dando 
espalda contra espalda. Agarré la manta y de nuevo me puse a llorar de la impotencia. ¿Cómo había podido llegar a tal extremo? No me merecía a ninguno. A ninguno de los dos. No me merecía ser feliz ni con Liam ni con Harry. Eran dos personas maravillosas y no se merecían querer a alguien como yo.

-¿Por qué lloras? – Me preguntó.
-Pensaba que te habías dormido ya. – Le dije sin cambiar de posición, al igual que él.
-Sabía que si lo hacía ibas a hacer lo que estás haciendo.
-Déjalo Harry… Mejor duérmete.

Se levantó de la cama y se puso de cuclillas en frente de mí.

-Mírame. – Me dijo. – Levanté mi mirada llorosa y la dirigí hacia su mano que agarraba mi barbilla. – Decidas lo que decidas, será una buena decisión. Siento habértelo preguntado tan apresuradamente, pero no podía resistirme más…
-No es tu culpa, es la mía.

Me miró y se puso en pie de nuevo.

-Mejor me voy a dormir al sofá. – Me dijo. – Descansa.

Cogió una manta de detrás de la puerta y abandonó la habitación. Minutos después, caí rendida de madrugada. El día que me esperaba era difícil. Debería de elegir muchas cosas sobre mi porvenir.  ¿Harry o Liam? Mi cabeza decía Liam, mi corazón decía Harry. Pero aún así, esa era la pregunta que nada era capaz de responder. 

PD1. RECTA FINAL de 'Apparead' 
PD2. Me gusta si quieres que haya segunda temporada.


7 comentarios:

  1. sé que mi blog, no es nada comparado con el tuyo, pero con la historia me has hecho soñar, y no con pesadillas sino con harry.
    podrias darte una vuelta y poner un comentario?,te admiro.tu puedes ser escritora.
    mi blog se llama: we-lo-ve-1d.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  2. segunda temporada!!
    quiero segunda temporada

    ResponderEliminar